COLUMNISTAS

2019 año de crecimiento y desaceleración en el país

2019 año de crecimiento y desaceleración en el país
1/1
2019 año de crecimiento y desaceleración en el país

Andrea del Pilar Bautista Perdomo
La puesta en marcha de la Ley de Financiamiento que incluye medidas que en teoría mejoran las condiciones para el crecimiento y la inversión, que aparentemente va a favorecer la formalización, las inversiones, agroindustria, la economía naranja y el turismo, la mega es lograr estabilidad de crecimientos superiores al 4%. Esta Ley también le demanda al gobierno, un preciso gasto público teniendo en cuenta la menor disponibilidad de recursos, de forma tal que se alcance un tamaño del Estado que sea sostenible y ya se sabe que sólo si hay una política de austeridad se evitará otra reforma. Otro aspecto a trabajar arduamente tiene que ver con la formalización laboral y empresarial que aun continua con bastantes rezagos que siguen impidiendo poder superar brechas de pobreza y de equidad. El gobierno sigue hablando mucho pero actuando poco cuando ha anunciado simplificación de trámites, facilidad de acceso a plataformas para evitar congestiones y en proporcionar grandes estrategias para que la generación de empresas sea una apuesta de país y sin tantas talanqueras burocráticas que siempre obstruyen y atemorizan a cualquiera que desee realizar inversiones importantes. Necesitamos menos carreta y más acciones; de acuerdo al análisis que han realizado firmas serias en el país, para lograr la estabilidad económica es necesario trabajar en desarrollar la productividad de las organizaciones, superar los obstáculos en materia de competitividad y la culminación urgente de políticas claras de desarrollo empresarial. Los resultados de los indicadores de productividad del país nos dejan hoy por hoy en un muy mal ranking. En los últimos 18 años el crecimiento promedio de la productividad ha sido de 0,5%, lo que dificulta la ganancia en el desarrollo económico y el medio social. En este sentido, es relevante revisar el entorno, las estrategias, avanzar en los temas de calidad, desarrollar el talento humano, invertir en ciencia, tecnología e innovación, tener siempre como referente las mediciones internacionales y propender por el desarrollo de nuevos negocios.
En otro aspecto que no hay lugar es en la competitividad. En los últimos años en lugar de avanzar hemos retrocedido. Esta tendencia hay que invertirla. Y seguir trabajando en desafíos de país como infraestructura, la credibilidad institucional, atracción de inversionistas, innovación, agilidad y facilidad para tener empresas y la lucha incansable contra la corrupción. El 2019 es un año de grandes desafíos para el país.

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba