ACTUALIDAD

“Quien no ahorra, lo que hace es despilfarrar el dinero”

El Presidente del Banco W, José Alejandro Guerrero, alerta sobre el ‘gota a gota’ como el problema que tiene sumido al país. Y hace esta reflexión: “Nosotros deberíamos ahorrar para poder tener y pagar”.
1/2
“Quien no ahorra, lo que hace es despilfarrar el dinero”
El presidente del Banco W, José Alejandro Guerrero, en la entrevista con la gerente general del Grupo Informativo LA NACIÓN, Claudia Marcela Medina García.

El Banco W nació prestando dinero a mujeres cabeza de hogar, luego a los hombres y desde el año 2011, se convirtió en un banco que se basa en trabajar porque sus clientes ahorren y que los préstamos no sean para viajes, ropa… sino para fortalecer sus negocios.

El año pasado el Banco cerró con unas utilidades de 52 mil millones de pesos, hoy tiene presencia en 97 ciudades del país y cuenta con 143 oficinas, entre ellas en Huila y Caquetá, y espera terminar con 101 ciudades de Colombia y ubicarse en 600 municipios del país.

¿En qué se ha enfocado estos años el Banco W?

El propósito del Banco W es servir para que las personas de menores ingresos en Colombia mejoren su calidad de vida y eso lo hacemos de diferentes maneras frente a la competencia a través de nuestra cultura organizacional. Somos un banco que nos preocupamos mucho por nuestros colaboradores. Hemos tenido algunos logros. En el 2017 fuimos el mejor banco para trabajar en Colombia y eso demuestra que vamos por buen camino. Creemos que la principal responsabilidad que tenemos es con nuestra gente del banco y la única manera de poder ofrecer un servicio diferente es teniendo personas felices, plenas con lo que hacen. En las encuestas de satisfacción y servicio, hemos tenido el mejor desempeño.

¿Cuál es la diferencia entre el Banco W y la demás de la banca financiera?

Aunque somos banco, nuestro objetivo principal no es prestar plata, es tratar que la gente ahorre, en el Huila hay un gran reto porque hay  30 mil millones de cartera y solo 2 mil millones de ahorro, esto demuestra que falta más ahorro por parte de las personas. Es importante este último tema, porque quien ahorra puede estudiar, comprarse una moto, tener la nevera que necesita en la casa, puede educar a sus hijos y por qué no, tener una cuota inicial para su casa. Quien no ahorra, lo que hace es despilfarrar el dinero. No importa el nivel de ingresos que tenga cada persona todos tienen la capacidad de ahorro.

Ese comportamiento huilense, ¿es general en el país o no?

Sí y por eso, nosotros estamos desarrollando productos que lleven al ahorro. Como banco debemos prestar plata pero para el capital de trabajo que necesita para surtir mejor la tienda, la peluquería o comprar un activo que necesita el negocio, así como para mejorar la vivienda, pero no para consumo. Nosotros creemos que todos podemos cambiar la manera en que las personas actuamos y es ahorrar más y gastar menos. Eso lo hacemos a través de dar facilidades para que la gente ahorre dentro del crédito mismo que adquiere con nosotros.

¿Pero cómo se ahorra y se presta al mismo tiempo?

Por ejemplo, ‘la gota ahorro’ es un producto nuestro, que se convierte en una manera de competirle al ‘gota a gota’, que tantos problemas han traído a la sociedad, donde la gente pagando la cuota diaria, semanal o quincenal, puede ir ahorrando. Lograr que la gente ahorre es difícil, a pesar que existen cuentas para ello, se volvieron fue transaccionales y perdió su esencia, se volvió como ‘de bolsillo’ y con la tarjeta débito nos la pasamos consumiendo todos los días.

 

¿El consumir más de lo que tienes y gastar más de lo que ganas hace parte de la cultura colombiana?

Los valores se han perdido y muchas marcas aprovechan eso porque ahora vales por lo que tienes o aparentas tener y no por lo que realmente eres. Las marcas crean un estatus y las personas se dejan manipular por ese mundo. Nosotros deberíamos ahorrar, para poder tener y poder pagar, para obtener mejor bienestar. Queremos ir cambiando el ‘chip’ a las personas, puede ser un poco contradictorio para nosotros que somos un banco y siempre se piensa que buscamos poner crédito, pero no lo es, por encima está la responsabilidad social y creemos que la gente ahorra para un futuro y si no se endeuda, ahorra muchísimo en intereses, puede pagar sin problema, y para nosotros prima el bien de los clientes.

Pero entonces, ¿para qué se acercan al banco w?

Lo que queremos como banco es darle un servicio personalizado al cliente que sienta que lo atendemos de manera sincera, amable, cordial, respetuosa y que somos un banco más de ahorro que de crédito. Esto significa que vamos a financiar la vivienda productiva donde la persona puede vivir ahí, para eso, si es bueno endeudarse y es bueno cuando uso el crédito para  tener un negocio productivo y al mismo tiempo, con el ahorro podrá atender una necesidad como gastos médicos que no estaban previstos o educación, pero no facilitamos el crédito para comprar ropa, vacaciones, irse a la discoteca o  consumo básico, eso en la filosofía del Banco W no está bien.

¿Su objetivo principal es el préstamo para microempresarios?

Sí. En todo el país el comercio es del 50%. Nosotros nacimos hace 32 años en Cali como una fundación que le prestaba dinero a las madres cabeza de hogares que ganan un salario mínimo. Como ningún banco les prestaba, diez mujeres se reunieron, cada una puso 5 mil pesos y comenzaron a asesorarlas de cómo debían prestar, fue creciendo y creciendo, entonces, iniciaron a prestarles a los hombres y como fundación sacamos micro-seguros que van desde los $ 2.500 para implementar más adelante los créditos, pero faltaba lo más importante que era el ahorro y la única manera para poder captar ese dinero era comprando una licencia y estar regulados por la Superintendencia. Nos convertimos en banco en el 2011, desde ese momento sacamos nuestra cuenta de ahorros gratis, se abre con 10 mil pesos, no cobramos nada y eso con la intención de comenzar a promover el ahorro. Hoy tenemos 140 mil millones de cuentas de ahorro y 240 mil ahorradores.

¿Cómo aprueban esos créditos para los microempresarios?

El único documento que pedimos es la cédula al 150. La metodología que nosotros manejamos está fijada en dos pilares. Lo primero es entender el carácter del cliente, vamos y visitamos a la señora en su negocio y revisamos hace cuánto tiene el negocio, hay que aclarar que nuestros préstamos son para fortalecimiento y no para emprendimiento, como mínimo el negocio debe tener un año porque en menos tiempo sería muy riesgoso. Luego miramos si vende o no vende y vamos a la casa, la analizamos, si es responsable con los hijos, hace cuánto vive allí y entendemos el carácter, si es una buena persona y tiene actitud de pago. Después de esta etapa pasamos a analizar con la persona el flujo de caja para saber cómo distribuye sus gastos y entender cuánto le queda dependiendo del día, sobre eso damos la capacidad de pago y el monto.

¿Un préstamo para sus clientes oscila en qué promedio?

Nosotros le prestamos al cliente lo que él puede pagar. Préstamos desde 400 mil pesos hasta 10 y más millones,  pero el promedio en el banco es de $4.000.000.

¿Pero los microempresarios tienen sus riesgos?

Nuestros clientes están expuestos a muchos riesgos como que la policía les quite el puesto del negocio donde venden sus productos o accidentes, por eso, es tan importante para nosotros el carácter, que significa la evaluación que hacemos en una visita de si tiene la voluntad de pago, porque así pierdan su negocio estas personas se rebuscan y se mueven para generar el ingreso y hacer sus pagos financieros. El ingreso de nuestra cartera es buena, en el Huila está alrededor del 4%.

José Alejandro Guerrero es el presidente del Banco W.

¿Cómo visiona el banco el 2019?

Un poco mejor que el 2018, el país necesita empleo formal, actualmente hay 10 millones de personas microempresarias y formales, 4 millones son informales. No necesitamos generar más micronegocios porque hoy en día casi el 50% del PIB lo producen ellos pero necesitamos empresas grandes que vengan y generen transformación para comenzar a reducir la pobreza. Necesitamos reglas claras para los inversionistas y comenzar a cotizar pensión y salud, obligar que todos los empleados estén ahí, debería ser un tema sancionatorio y obligado.

Ustedes en ese sentido, ¿No manejan tarjetas de crédito?

No. Pero si vamos a lanzar un producto en donde su orientación es que la gente ahorre y si la gente necesita crédito que sea para su negocio pero no para consumo.

¿Cómo está en el país la cobertura del Banco W?

Hoy estamos en 97 ciudades y contamos con 143 oficinas, esperamos terminar en 101 ciudades de Colombia y colocarnos en 600 municipios del país.

¿Por qué llegar al Huila y Caquetá?

Porque son espacios donde vemos que hay clientes potenciales que nos permite poner una oficina. Cartagena de Chairá los atendemos pero por la demanda que tenemos, vamos a tener oficinas. Nosotros consideramos que esos municipios donde casi no hay presencia de la banca requieren el Banco W donde hay trabajadores independientes que esperan la ayuda de nosotros para sacar adelante sus empresarios.

¿Cuáles son las tasas de interés de los créditos?

Nosotros cobramos más o menos, entre el 2,3% a 3,3% mensual, nosotros no competimos con la banca tradicional porque ningún banco va a prestarle al público objetivo que nosotros trabajamos, porque son personas que regularmente recurren al ‘gota a gota’ que les pueden quitar en intereses entre el 10% y 30%. La persona no solamente tiene un préstamo sino que está ahorrando una cantidad de dinero mensual, también es la dignidad y comienza a tener vida crediticia que es muy importante.

¿Cómo están las utilidades del banco?

El año pasado cerramos en 52 mil millones de pesos, tenemos una cartera en casi 1 billón de pesos a nivel nacional, tenemos otra cartera en libranza para pensionados y docentes con 6 mil millones y préstamos para taxis donde volvemos al taxista propietario. Es un banco que tiene la solvencia más alta en Colombia porque está muy preparado para aguantar una crisis, tenemos buena liquidez, sólido y siempre invitamos que la gente ahorre e inicie el proceso con nosotros.

¿Cuáles son los retos para el año 2019?

Es seguir creciendo y lanzar dos productos nuevos que tenemos. El reto es lograr posicionarnos como se debe. Nosotros creemos que muchas personas que acuden al ‘gota a gota’ es porque desconocen que existen bancos como nosotros, así que queremos que todas esas personas que no pueden acudir a la banca tradicional se acerquen a nosotros que los podemos apoyar y ser más visibles en las regiones y a veces nos ven como un banco pequeño pero no lo somos, lo que pasa es que pensamos en esas personas que tal vez no tienen grandes posibilidades de entrar a la banca tradicional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba