COLUMNISTAS

El Peaje II

El Peaje II
1/1
El Peaje II

Por: Francisco Argüello

Sabía que tocaría bolsillos, intereses, que algunos políticos del Huila aprovecharían el escenario para sacar pecho y ganar un par de votos, pero me dio igual. El peaje de Altamira- lo reitero- lo están corrompiendo, así lo administre Aliadas para el Progreso, quizá la empresa más despreciada en la región. Y lo más triste, un comandante de la Policía del Huila (coronel Juan Carlos Restrepo), que parece importarle poco la ilegalidad, que le da igual que abran una vía al lado del peaje y los carros evadan, como si nada, el pago del control. Según el oficial “no existe argumento jurídico para evitar el peaje alterno, pues no se trata de un medio privado y es decisión de las personas si se movilizan por allí”. Si el Coronel- a quien respeto por su dignidad- quiere ser general, debería empezar por pulir sus pronunciamientos.

Lo que el oficial seguramente desconoce o no quiere conocer es que están haciendo negocio y la familia, dueña del predio, a quien no conozco ni tengo nada en su contra, está cobrando y eso es ilegal. Y sus palabras abren una puerta gigante para que quienes tengan lotes en los lados del peaje de El Pata, el de Neiva (entrada por Aipe), y Campoalegre hagan lo mismo y tampoco les fastidien.

Lo cierto es que el peaje de Altamira lo están evadiendo no necesariamente en retaliación al desastroso estado de la carretera que va por el sur del Huila y cuya responsabilidad es de Aliadas para el Progreso. No se engañen. Evaden porque persiste la cultura del no pago, de pagar barato, lo fácil y la crisis de Pericongo es solo parte de la excusa. Acaso, ¿no sabían que el dinero que pagan actualmente del peaje –los que siguen pagándolo- no está entrando a los bolsillos de Aliadas, mientras se resuelve la crisis vial entre Altamira y Timaná? ¿Sabían que va directamente a una fiducia que no puede tocar esta firma? Entonces, acepten: evaden el peaje porque ahorran 6.500 pesos en cada trayecto y en aras de la economía es entendible.

Aclaro que escribo esta columna en respuesta a decenas de comentarios internos de gente molesta con mi escrito pasado donde, con video, demostré cómo están corrompiendo al peaje de Altamira. Insultaron, agredieron y hasta lanzaron palabras de grueso calibre en mi contra, cosa que prefiero no ventilar porque no es mi estilo. Y además, porque no les temo.

A ellos, les digo que el problema no es la humilde familia que abrió paso ilegal y cobra para que crucen los carros. El lío es que para la Policía parece que ahí no hay problema.

 

Nota uno:  Si quienes viven en el sur del Huila quieren una columna donde cuente los huecos que hay en la carretera principal desde Garzón- Pitalito, porque les parece más importante que la ‘violación’ a un peaje,  la tendrán.

 

Nota dos: me empezó a divertir esta campaña política en el Huila: unos candidatos cantan, otros se sientan en el piso, cogen café y hasta amasan pan…¿qué nos falta por ver?

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba