INTERNACIONAL

¿Falla o sabotaje?

Ya se va a completar una semana desde que Venezuela está sin energía. La versión oficialista denuncia un ciberataque, pero los trabajadores del sector, dicen que es por falta de mantenimiento.
1/1
¿Falla o sabotaje?

Hugo Chávez, mencionaba de forma recurrente que su país tiene las mayores reservas probadas de petróleo del mundo e iba ofreciéndolas a sus potencias aliadas. Menos de una década más tarde, esta nación rica en recursos energéticos ha vivido, durante los últimos días, su peor crisis eléctrica.

Según el gobierno de Nicolás Maduro, fue causado por un “sabotaje” en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, conocida como el Guri. Pero expertos del sector apuntan a un incendio “en el corredor” de la principal línea de transmisión del servicio del Guri.

El sistema integrado

La electricidad procedente del agua y de los combustibles fósiles converge en el único Sistema Interconectado Nacional concebido para dar energía a toda Venezuela.

El sistema eléctrico venezolano es “vulnerable, frágil e inestable”. Así lo definió el ingeniero Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y Profesiones Afines (Aviem) del Colegio de Ingenieros venezolano.

“La generación termoeléctrica del país está en el suelo. De los 16 mil megavatios instalados se dispone de 2.500 megavatios. No hay complementariedad entre la generación termoeléctrica y la generación hidroeléctrica. Si se cayó la generación hidroeléctrica, queda muy poca generación termoeléctrica”, aseguró Cabas, en compañía de otros especialistas en materia de energía eléctrica.

Cabas indica que la energía generada por fuentes hidroeléctricas en el sur de Venezuela es transmitida hacia el resto del país a través de una de las pocas redes existentes en el mundo capaz de operar a un nivel de extra alta tensión: tres líneas de 765 kilovoltios, que recorren unos 2.300 kilómetros.

¿Qué sucedió?

La versión oficial que ofrece el gobierno del presidente Nicolás Maduro apunta a una operación de sabotaje y de ataques cibernéticos, electromagnéticos, así como de explosiones causadas de forma deliberada.

Esa versión ha sido cuestionada por el presidente de la Asamblea Nacional y líder de la oposición, Juan Guaidó, quien recordó que desde 2013 las instalaciones eléctricas en Venezuela están militarizadas y quien ha dicho que el gobierno “se robó el dinero para la inversión en el Sistema Eléctrico Nacional”.

Expertos en el tema eléctrico en Venezuela, por su parte, apuntan más bien a una crisis causada por una suma de circunstancias.

Cabas, por ejemplo, señala que el jueves se produjo un incendio en la subestación Malena -cerca del Guri, en el sur del país-, como consecuencia de la falta de mantenimiento en el corte de la vegetación que hace que se sobrecalienten dos de las tres líneas de 765 kilovoltios, dejándolas fuera de servicio y ocasionando la sobrecarga de la tercera línea que también dejó de operar.

Estas fallas habrían activado el sistema de protección de la central de Guri, paralizando sus máquinas, y también una salida de sincronización de la represa de Caruachi.

“Ante este incidente se cae el sistema hidroeléctrico del bajo Caroní, sacando casi 6.000 megavatios del sistema y solo queda operando la central hidroeléctrica de Macagua, que produce unos 1.150 megavatios y solamente sirve para atender a ciudades del oriente del país. Así pasamos a depender del sistema termoeléctrico”, señala Cabas.

A todo ello habría que sumar, las limitaciones de personal que tiene la empresa eléctrica nacional Corpoelec pues la crisis que vive Venezuela ha hecho que emigre del país entre 50% y 60% del personal calificado que el país tenía en el sector: unas 17.000 personas, según Cabas.

Cabas desestimó la versión oficial del origen de la falla, que habla de un ciberataque al Sistema de Control Automatizado que rige el funcionamiento de la Hidroeléctrica Guri. El sistema, aseguró, no es digital sino analógico.

“No hay forma de acceder al sistema de supervisión y control del sistema interconectado. Y si lo vas a hacer físicamente, ahí está un pelotón de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB)”, dijo.

Igualmente, la falta de mano de obra también representaría un desafío para reactivar el sistema eléctrico debido a que, de acuerdo con el experto, la reactivación del sistema interconectado debe irse haciendo de forma manual con equipos expertos que vayan  activando las subestaciones una a una.

Un proceso que aún podría demorar varios días. Hasta entonces será difícil que los venezolanos cuenten con un servicio eléctrico estable.

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba