COLUMNISTAS

Menos política, más propuestas

Menos política, más propuestas

Rodrigo Villalba Mosquera

 

Como lo advertí en columnas anteriores, lo que está sucediendo en el Huila con las campañas políticas es algo atípico. La contienda por la Gobernación del Huila se adelantó por cuenta de la encuesta conservadora, y lo que estamos viviendo es un “alboroto electoral”, como si estuviéramos en la recta final de la campaña.

A más de seis meses de los comicios (27 de octubre) deberían estar todos dedicados al tema programático, a plantearle a los huilenses ideas concretas que motiven a ir las urnas y estar presentando su hoja de vida sin maquillaje para ser escrutados por la opinión pública. Pero la realidad es distinta y la mayoría están dedicados exclusivamente a la mecánica electoral -con contadas excepciones-. Lo que estamos advirtiendo son campañas políticas derrochando recursos en asesores de comunicación, marketing y en estrategias de redes sociales que sólo buscan manipular al electorado con mensajes engañosos, dejando de lado lo verdaderamente importante como son las propuestas. Esto desprestigia y deslegitima el ejercicio de la política y lleva al electorado al escepticismo.

Necesitamos menos política y más propuestas. Por ejemplo: ¿Cómo vamos a sacar adelante un departamento que requiere ser competitivo y productivo? ¿Cómo generar empleo? ¿Cómo lograr que el Huila conjure la inseguridad que reina en las zonas urbanas? ¿Cómo enfrentar los problemas ambientales? ¿Cómo conseguir que Emgesa (Constructora de El Quimbo) cumpla con las compensaciones a los afectados y con los compromisos pactados? ¿Cómo estructurar un verdadero plan anticorrupción que tranquilice al ciudadano de a pie? ¿Cómo atender a los caficultores para que sigan siendo el primer productor del grano en el país? ¿Cómo apalancamos nuestro potencial económico en el sector agropecuario? ¿Cómo desarrollamos ese potencial inmenso de destino turístico que tiene la región? ¿Cómo sacar a nuestro Huila del atraso y convertirlo en ejemplo nacional?

Necesitamos que aparezcan las propuestas que los identifiquen, obviamente enmarcadas en la Constitución, las políticas públicas y el Plan Nacional de Desarrollo. Acordémonos que lo que no esté en la Ley del Plan no puede incluirse en ningún presupuesto anualizado; lo que quiere decir que, si las regiones quieren acceder a recursos nacionales, sus iniciativas deben estar en línea con el Plan Nacional de Desarrollo.

Que salgan las propuestas y luego la confrontación de ellas y el mejor perfil. La mejor hoja de vida debe ser un imperativo moral, como también la credibilidad del candidato que debe ser el soporte de confiabilidad de sus propuestas. Y para evitar la frecuente decepción de los electores con los elegidos, necesitamos menos mecánica electoral y más propuestas acompañadas de candidatos con peso específico, con trayectoria, probos y sin tacha.

Ni populismo, ni demagogia, ni nada de política barata. Seriedad en la política es lo que necesitamos.

 

Comentarios

Comenta con tú facebook

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba