COLUMNISTAS

Un alto en el camino

Un alto en el camino
1/1
Un alto en el camino
Luis Enrique Dussán

Luis Enrique Dussán López

En medio de nuestras agitadas vidas, cada año celebramos la Semana Santa; fecha muy especial que conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Es un período de gran actividad litúrgica dentro de las múltiples creencias cristianas. Durante la Semana Santa se dan numerosas muestras de religiosidad y se predica la fabulosa obra completa de Jesús en la cruz, que murió en medio de todos los sufrimientos para darnos el camino de nuestra salvación. Algunos la celebran con grandes manifestaciones y expresiones populares y otros de forma mas sencilla, pero todos con un mismo propósito. Es un momento de unión y reflexión que debemos aprovechar para hacerlo en familia, reconciliarnos y reencontrarnos con Dios y nosotros mismos; al fin y al cabo, es uno solo el que nos lleva a ser cada día mejores seres humanos.

Adicionalmente, desde el “Huila Crece” vemos la Semana Santa, que se inicia hoy con el Domingo de Ramos, como una gran ocasión para aprovechar nuestro potencial turístico de carácter religioso; pues además de nuestros impactantes destinos, como el parque arqueológico de San Agustín, el desierto de la Tatacoa y tantos mas, contamos con espectaculares lugares de peregrinaje dónde unir fe, devoción y turismo, dinamizando a la vez nuestra economía: Tenemos la gruta de Santa Rosalía en Palermo, Semana Santa en vivo en Fortalecillas, Santuario de la Virgen de las Mercedes en Nátaga, Capilla colonial de Otás en Campoalegre, Santuario de la Virgen de Aránzazu en Gallardo – Suaza, Santuario de San Roque en el corregimiento de el Caguán en Neiva; Garzón, que es un ejemplo vivo de la fe católica, lugar para el recogimiento y la oración, y qué decir de la Jagua, con su concierto de ópera, una experiencia cultural maravillosa.

Invito a que esta Semana Santa, en su entorno espiritual, nos sirva a todos los huilenses para hacer un alto en el camino, reflexionar y vivir la alegría de la fe, en comunidad, en su Iglesia, en sus creencias; dejando atrás la soberbia, los odios, rencores, envidias y todos aquellos sentimientos negativos que nos desconectan con Dios. Que compartamos y disfrutemos las maravillas que Él nos ha dado a los huilenses y que sea el preámbulo de una campaña política limpia, sin agresiones, calumnias, propaganda negra o noticias falsas para destruir y mas bien hagamos el ejercicio político con altura, en torno a las ideas, las propuestas y construyendo entre todos, en medio de las diferencias.

 

Comentarios

Comenta con tú facebook

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba