COLUMNISTAS

¿Se pusieron de acuerdo?

¿Se pusieron de acuerdo?
1/1
¿Se pusieron de acuerdo?

Por: Francisco Argüello

No les importa que los sorprendan,  los denuncien, los sometan al escarnio público y losinvestiguen los organismos de control en el Huila, a quien parece ya no respetan. Robar tesorerías, colegios y hospitales en el departamento se volvió un hobby porque los protagonistas, por su actuar, ni se inmutan a la hora de desviar recursos y disfrazar giros a su favor.

En el Colegio Ceinar en Neiva siguen sin aparecer los 200 millones que extrañamente ‘desaparecieron’ de las cuentas bancarias del colegio. El Concejo hizo debate al tema el lunes pasado, mientras se conocía que la pagadora de la institución educativa- hoy principal sospechosa porque era quien tenía las claves de pagos- es la sobrina de la contadora del plantel educativo, la misma que certificó hasta 2015 en los estados financieros que los millonarios recursos económicos (con los que la Alcaldía de Neiva pretendía construir unas aulas para niños con discapacidad severa) seguían en las cuentas, cuando era falso. Es decir, era un aparente negocio de familia.

La Oficina de Control Interno de la Alcaldía ya tiene lista la auditoría que revelará el lunes entrante con detalles sorprendentes de lo ocurrido, mientras esta semana la Procuraduría le trasladó la queja a la Fiscalía (Oficio DP-1177), cuando el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) ya adelanta desde hace un mes una investigación y ya visitó el plantel educativo. La Personería – entidad que tiene la investigación disciplinaria porque la Procuraduría también le remitió la queja (Oficio DPPN1098), no avanza y no lo hará porque allá no pasa nada. Son temerosos.

Los huilenses no terminaban de ‘mascar’ el descaro de El Ceinar, cuando en Aipe, Huila, se denunciaba el robo de casi 800 millones de pesos, al parecer protagonizado por el exsubgerente Financiero, quien habría aprovechado su poder para vincular a otros empleados y a través de la nómina esfumar los recursos públicos de este centro asistencial de uno de los pueblos más saqueados por la corrupción. El presunto responsable firmó cheques, transferencias y pensaba que no lo sorprenderían. O, ¿creyó que si lo ‘pescaban’ no le ocurriría nada?

¿Será que también eso pensó el protagonista de la desaparición de 800 millones aproximadamente de la Alcaldía de Paicol, Huila? A través de pagos dobles de nómina se desapareció extrañamente el dinero y nadie responde. La duda persiste, la Contraloría Departamental avanza en un informe auditor, mientras que el extesorero, Julián Perdomo, avanza en su campaña a la Alcaldía. Promete manejar los más de 5 mil millones de presupuesto del Municipio.

A lo anterior se suma John Edison Torrejano, extesorero de Baraya, quien giró más de 800 millones a sus amigos, algunos de ellos sin contrato con la Alcaldía de ese municipio. Lo investiga Fiscalía , Contraloría y Procuraduría Provincial de Neiva, quien lo sancionaría disciplinariamente porque si algo está probado es la sinvergüenzada de este personaje, quien sigue sin entender porqué la prensa lo ataca sin piedad. Entonces, ¿lo premiamos?

 

 

Comentarios

Comenta con tú facebook

 Continúa Leyendo


Powered by
Arriba