COLUMNISTAS

¡Necesitamos nuevos líderes ya!

¡Necesitamos nuevos líderes ya!
1/1
¡Necesitamos nuevos líderes ya!

Alejandro Serna

De los recorridos por las diversas comunas y por el sector rural del municipio de Neiva me queda una conclusión: Son cada vez más profundas y abiertas las heridas ciudadanas, que se hacen notorias ante la angustia social que se sedimenta en el desconsuelo de la gente como resultado de la violencia política y económica a lo largo de tantos años.

Estas han estado ocultas a los ojos de nuestra conciencia, toda una urbe desigual, llena de miseria, pobreza y falta de oportunidades, con una juventud o “Generación Y” amenazada por la deserción escolar, la drogadicción, el alcoholismo, la prostitución, la ludopatía (adicción al juego) y la nomofobia (adicción a las redes sociales).

No estamos preparando a las nuevas generaciones para un relevo en lo empresarial, en lo social y en lo político, para que sean capaces de construir sobre lo ya abonado. Esto lo he observado inclusive desde mi ejercicio como docente universitario, donde hay una desconexión total de los jóvenes por los contextos territoriales, de la rendición de cuentas de sus mandatarios, una juventud desinteresada por la crítica situación económica de la ciudad y menos atenta por hacer parte de la solución al problema.

Debe emerger del seno nuestros jóvenes el emprendimiento, la creatividad, la innovación de las tecnologías de la información, como ventana al desarrollo económico, de la mano de la educación para el trabajo enfocada a la venta de bienes y servicios, más no en la profesionalización que engruesa el desempleo y la desocupación, que hace parte del perverso sistema de la informalización de la economía, carente de todas garantías laborales.

Es menester trabajar en toda una ingeniería social, que reestructure la prospectiva juvenil. Es decir, una metamorfosis que permita todo un relevo generacional, con nuevos empresarios y ejecutivos en la gerencia de lo público, líderes comunales, docentes y actores políticos, preparados y capaces de interpretar las necesidades de nuestra urbe, partiendo del principio de cooperación y del trabajo en equipo, como piedra angular del derecho a la ciudad de Neiva.

Asimismo, dentro del nuevo paradigma de sociedad neivana resiliente, debemos apostarle a reconstruir los valores colectivos básicos y consensos culturales, y entender que necesitamos comprender nuestras debilidades para generar nuevas oportunidades.

Debe ocupar la agenda de esta generación dos propósitos fundamentales: Rescatar primero nuestra identidad, partiendo de conocer nuestra historia y no estar condenados a repetirla. Segundo resaltar nuestro accionar con autenticidad, consientes de nuestros arraigos culturales promoviendo el amor por nuestro territorio, potencializando nuestra posición geográfica, dignificando la infraestructura al servicio del colectivo merecedora de nuestra defensa y no de la malquerencia del envidioso y del mezquino.

Nosotros tenemos la oportunidad y la llave para transformar nuestro entorno, partiendo del perfilamiento de nuevos liderazgos que son inspirados por pocos y no impuestos por muchos ¡El momento es ahora!

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba