COLUMNISTAS

Un mensaje inaceptable

Un mensaje inaceptable
1/1
Un mensaje inaceptable

Cecilia López Montaño

Acaban de salir a la luz pública unas declaraciones de Francia Márquez, la líder del norte del Cauca cuya vida se salvó de milagro junto a la de otros líderes de las comunidades negras, después del atentado del pasado fin de semana. Francia afirma que tenían acordado un encuentro con el presidente Duque para definir los pasos a seguir frente a las amenazas contra sus vidas, y la respuesta ha sido que el presidente Duque no puede asistir a esta cita por problemas de seguridad y por eso lo reemplaza la ministra del Interior. La reacción inmediata de quienes escuchamos su reacción es que este mensaje es inaceptable.

Es la segunda vez en muy poco tiempo, que el presidente Duque alega problemas de seguridad, lo que impide cumplir citas acordadas con grupos de población que requieren atención inmediata del Gobierno. El rechazo de Francia Márquez a este comunicado de la Presidencia es absolutamente válido: la persona más protegida del país como es el presidente de la República se siente vulnerable, por eso no asiste al norte del Cauca por considerarlo un sitio peligroso, pero quienes viven absolutamente amenazados se quedan allí destinados a que los maten. De nuevo inconcebible.

Que está pasando en Colombia entre la gente y su gobierno. Los centenares de asesinatos de líderes sociales han hecho correr ríos de sangre a lo largo y ancho de Colombia, y se convierte en una de las mayores preocupaciones de la comunidad internacional. No hay una entidad o personaje que analice objetivamente lo que está sucediendo con aquellos que defienden los derechos de los más débiles en este país, que no vea como de suma gravedad el asesinato de quienes ejercen liderazgo en las regiones. Sin embargo, autoridades nacionales se empeñan en argumentos peregrinos de que no hay indicios de que estas muertes tengan un carácter sistemático sino que simplemente son hechos aislados. De nuevo esto es inadmisible.

Esto confirma nada menos que para la Presidencia de la República el norte del Cauca, solo por mencionar el último escenario en que ocurrieron hechos de esta naturaleza, es tan peligroso que ni el Presidente de la República puede asistir por razones de falta de seguridad. Pero de nuevo, y la vida de estos líderes que sí claramente está en peligro ¿no importa? Es tan absurda la respuesta del alto gobierno sobre las razones para no cumplir este compromiso que queda la esperanza de que sea un mal entendido, porque de no serlo, es muy grave el nivel de irresponsabilidad del alto Gobierno.

Con tantas respuestas salidas de tono, inoportunas y extrañas que salen con frecuencia de las altas esferas gubernamentales que siempre terminan echándole la culpa a un funcionario de bajo nivel, es posible que ahora salgan con una excusa similar. Pero de todas maneras el país no puede aceptar situaciones como las que se están presentando frente a una comunidad en semejante nivel de riesgo como es el de las comunidades negras del norte del Cauca. Por favor, señores del gobierno no carguen con la inmensa responsabilidad de no haber actuado a tiempo frente a una masacre de estos ciudadanos colombianos que puede pasar. El país entero no le perdonaría al gobierno actual, una situación de estas, que ojalá no llegue a suceder.

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba