ALDETALLE

Microtráfico detrás del sicariato en el Huila

Las autoridades sostienen que sí hay una inclinación hacia el sicariato pero no es al estilo de las viejas épocas del capo Pablo Escobar. Jóvenes están siendo más involucrados en este tipo de delitos.
1/1
Microtráfico detrás del sicariato en el Huila

 

Varios desconocidos llegaron hasta un establecimiento público ubicado en el municipio de Villavieja y sin mediar palabra alguna dispararon contra un hombre que se hallaba departiendo con algunos amigos.

En otra zona del departamento, en un punto rural del municipio de Santamaría, una pareja fue atacada a bala cuando se desplazaba en una motocicleta.

Ambos casos se registraron la semana anterior en el Huila, y se suman a los 42 de los que ya había confirmado en LA NACIÓN el director Seccional de la Fiscalía, Justino Hernández.

Y este fin de semana, cuatro personas más perdieron la vida en los municipios de Tello, La Argentina y Saladoblanco.

Pero la ciudad de Neiva no se queda atrás. Según la Fiscalía, en lo corrido del año se han presentado 30 asesinatos de los cuales se ha podido establecer que 19 han sido cometidos por sicarios.

Es que el delito del sicariato en el departamento del Huila se viene convirtiendo en uno de los fenómenos más crecientes en este primer semestre del año.

De acuerdo con las cifras oficiales en materia de criminalidad, las riñas han bajado como principales generadoras de muertes en el departamento y el sicariato ha subido.

Y no es para menos si se tiene en cuenta que el homicidio muestra un preocupante crecimiento con respecto al año anterior. Peor aún resulta el hecho de que buena parte de ese incremento de muertes violentas han ocurrido por cuenta de sicarios.

El panorama

Para el comandante de la Regional Dos de Policía, general Norberto Mujica, ante este panorama en el que reconoce que hay una inclinación hacia el sicariato más que a la riña, habría que comenzar por precisar que no se trata de una modalidad tal y como se vivió en épocas duras del narcotráfico.

Según Mujica, sí hay una tendencia más alta, frente a los que se denomina sicariato que para el caso del departamento del Huila no representaría   ni organizaciones ni casas de cobro como sucedió en las épocas del capo Pablo Escobar.

El oficial explica que realmente lo que se vive en este momento en el Huila es una situación muy distinta que involucra directamente al microtráfico.

“Aquí en lo que realmente estamos es frente a una disputa donde unas organizaciones y pandillas está dedicadas al tráfico local de estupefacientes y quieren generar un dominio delincuencial en ciertos sectores de Neiva”, precisó Mujica.

Sin embargo, las autoridades ya los tienen caracterizados estos grupos e identificados quiénes son sus líderes, y los autores de este tipo de homicidios.

Con la particularidad de que este tipo de actos delictivos no solamente están siendo ejecutados con armas de fuego sino también con arma blanca.

Las investigaciones, de acuerdo con el general Mujica, han dado como resultado que en el caso particular de Neiva las comunas 10, 6 y 8  es donde se está presentando la disputa entre estas bandas delincuenciales que en las últimas semanas han protagonizado los casos de sicariato.

Dentro de las investigaciones, se ha logrado  identificar lugares de expendios, los jíbaros y las llamadas zonas de miedo lo que ha permitido que durante varios días no se ha presentado ningún incidente en las zonas.

Mujica destaca que en casos como este se sigue trabajando con la comunidad para lograr resultados y borrar el fantasma del sicariato, que para las autoridades no es más que una disputa entre pandillas en algunos sectores de la ciudad.

Hay más

En otros municipios preocupa a la Policía algunos casos de gota a gota, que han provocado algunos tipos de violencia, aunque en menor escala. De ahí que por eso las autoridades están interesadas en frenarla pues según Mujica no es el común denominador del departamento del Huila.

Sin embargo, Mujica reconoce que  en algunos municipios se sigue presentando casos de intolerancia y destaca los ocurridos este fin de semana con cuatro homicidios, en Saladoblanco, La Argentina y Tello, al parecer causados por venganzas originadas en hechos sucedidos hace varios años, en el primer caso.

“Son características donde mucha gente quiere resolver asuntos por su mano, y  no a través de las instituciones y eso es lo que estamos trabajando en los departamentos porque en el Huila no tenemos todavía en el Huila de los llamados gaor, o grupos armados organizados residuales”, indicó.

Algunos de ellos sí estarían actuando por los lados del municipio de Íquira, en límites con el Cauca donde se ha detectado presencia de estos grupos que  delinquen mediante la extorsión.

Similar situación se ha presentado en Algeciras con alguna presencia del Caquetá con miembros de grupos armados organizados residuales, que ya han sido atendidos por el Gaula de la Policía.

Pero también es cierto que aprovechando la situación vivida por empresarios del Huila que fueron extorsionados por el  entonces grupo guerrillero de las Farc, algunas organizaciones delincuenciales se autodenominan con nombres de antiguos frentes para volver a exigirles dinero y generar terror.

En algunos casos, según el general Mujica, son llamadas que se están haciendo desde las cárceles y por temor sus víctimas han pagado. “La gran mayoría de estas llamadas son de avivatos que quieren generar miedo para que les paguen, incluso a veces lo que piden son cantidades irrisorias. Por eso insistimos en que a través de la comunidad se nos permita hacer nuestra tarea y ser mucho más efectivos”, insistió el oficial.

Caso Neiva

En la capital huilense  los casos de sicariato son igualmente preocupantes y así lo confirma el secretario de Seguridad Ciudadana, Hugo Alberto Llanos.

Afirma que en efecto se trata de bandas que operan principalmente en la comuna 10 y la 6 donde las investigaciones avanzan a buen ritmo y detrás estaría el fenómeno del microtráfico.

“Por un lado están los consumidores y por el otro los jíbaros. Cuando les quedan mal en una distribución de dinero o drogas, pues optan por pagarle a alguien para ajustar cuentas. Además está la disputa de territorios para la venta de estupefacientes”, sostiene Llanos.

Dentro de las investigaciones se ha encontrado que buena parte de los sicarios contratados son menores de edad o muy jóvenes

Pero situación similar se vive en la comuna 6, especialmente en zona del Cuarto Centenario, sobretodo en donde se ubican los apartamentos que entregó el gobierno de manera gratuita.

Sus propietarios firmaron actas de compromiso según las cuales no traficarían ni guardarían armas así como elementos hurtados pero por el contrario muchos convirtieron sus viviendas en expendios de drogas, según versiones oficiales.

A tal punto que, los dos últimos administradores han sido amenazadas por personas armadas.

Si bien, no se conoce a ciencia cierta sobre supuestas tarifas pagadas a sicarios, lo que sí es cierto es que se ha logrado establecer que los pagos suelen ser con suministro de estupefacientes.

Ante esta situación, la Secretaría de Seguridad Ciudadana en conjunto con la Personería y la Policía prepara una hoja de ruta con intervenciones puntuales en la comuna 10 con el fin de que se dé un desarme de alguna de estas pandillas, a fin de año.

En esta tarea también participa la Secretaría de Cultura,  Salud, y Medio Ambiente con el diseño de programas de corte social mediante los cuales se busca impulsar escuelas deportivas, formación artística, así  como escuelas y colegios saludables.

“Está visto que el problema de seguridad no es un asunto solo de Policía, sino que también el Estado debe hacer mucha presencia de impacto en estos sectores”, subraya Llanos.

Y en la comuna 6, será instalado un CAI fijo en Cuarto Centenario. Además, esta semana serán entregados cinco CAI móviles, uno de los cuales estará ubicado en la zona.

Hoy, a las 5:00 p.m. se firmarán las actas de entrega de 55 alarmas de última tecnología instaladas en barrios de Neiva que permite  incluir hasta 250 usuarios con celulares para alertar el 123 y los comandantes de CAI, Policía y Estación de Neiva sobre la ocurrencia en tiempo real, sobre hechos delictivos.

En las acciones preventivas de control urbano además acompaña el Ejército, pese a que no es precisamente su campo.

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba