COLUMNISTAS

El papa y los periodistas

El papa y los periodistas
1/1
El papa y los periodistas

Marco Fidel Rocha Rodríguez

En una reciente entrevista del Santo Padre Francisco, llamó la intención a todos los medios de comunicación y a los periodistas sobre cuatro pecados “capitales” que deben evitar para que su profesión y su oficio social cumplan con todos los objetivos de su filosofía:

  1. Desinformación: Generalmente en algunos casos se da información a medias, se informa la mitad de la verdad y la otra mitad se omite, con las consecuencias que conlleva siempre el estar desinformado de algo importante. Esto va en contra del derecho que tiene la población de estar bien informada.
  2. Calumnia: Se calumnia sin ningún reato de conciencia, aprovechando el gran poder que tienen los medios frente a las masas y cuando se preguntan de dónde se obtuvo la información explican que lo oyeron por radio, o lo vieron en la televisión o en otro medio y con eso creen que es suficiente y aprovechan que nadie se atreve a hacer un juicio sobre esas calumnias, ellas continúan dándose, ignorando sus graves consecuencias.
  3. Difamación: Tenemos derecho a la buena reputación; si en algún momento de nuestras vidas hemos caído en problemas y pagamos con cárcel o con dinero o bienes para resarcir los actos cometidos, para el futuro no es justo que una persona que está a paz y salvo con la sociedad se le siga difamando y acusando por las acciones cometidas que ya fueron saldadas en su momento.
  4. Coprofilia: Es el amor a la cosa sucia (“el amor a la caca”), el amor a los escándalos. Hay muchos medios que viven de hacer coprofilia como un medio para ganar mucho dinero a costa de los escándalos sean o no verdaderos, se hacen de forma permanente y despiadada.

El Santo Padre cree que superando estas cuatro malas costumbres se podría llegar a tener comunicadores con excelencia en su labor, e ir en contravía de ello lleva a un ejercicio profesional que distorsiona el deber ser del periodista. Este es el llamado de Francisco a los medios de comunicación, los cuales en nuestro país muchos de ellos vienen cometiendo actos como la difamación, la calumnia, la desinformación y el amor a la cosa sucia.

Hoy más que nunca este llamado cordial de Santo Padre es algo que nos debe mover a la acción y repensar la labor del periodista frente a los graves problemas por los que atraviesa nuestro país, nos debe hacer más responsables y tomar conciencia del impacto que la actividad periodística tiene sobre la sociedad en general, si se acierta en la información merecen palabras de aplauso, pero si no es así y por el contrario se cae en costumbres non-sanctas, el daño que se le hace a la sociedad en general es irreparable y nos llevará a extremos que los verdaderos ciudadanos que queremos a nuestra patria quisiéramos evitar a toda costa.

marco_f@cesa.edu.co

 

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba