COLUMNISTAS

La divina proporción en las estatuas de San Agustín

La divina proporción en las estatuas de San Agustín
1/1
La divina proporción en las estatuas de San Agustín

Gabriel Calderón Molina

En el Huila  se escriben en todo tiempo  libros muy interesantes para la  cultura  huilense y del país, resultado del espíritu estudioso y creativo de muchos, a lo largo y ancho de nuestro territorio. En estos días volvió a mi memoria  el libro La Divina Proporción en la Estatuaria Agustiniana,  publicado en el 2010, y cuyo autor  es el intelectual y miembro de la Academia Huilense de Historia, Rubén Ordoñez Ortega, quien, además,   publico en el 2005, el libro Rodrigo Lara, un Acercamiento a su Vida, que conservará  la memoria de nuestro  gran líder  sacrificado en 1984 por su lucha contra el narcotráfico.

El libro La Divina Proporción en la Estatuaria  Agustiniana, es una de las mejores contribuciones al estudio  de los enigmas que los escultores indígenas  plasmaron en las  estatuas elaboradas  en piedra en San Agustín, Isnos, La Argentina, Saladoblanco y La Plata (región de San Vicente).

Pero, ¿qué es la Divina Proporción?.  Es una cualidad que le da armonía de proporciones a una figura, a una persona, a una edificación, a una  pintura, proporcionándole  belleza y estética a una   obra creativa de los  seres humanos o de la naturaleza. Pinturas como la Mona Lisa, La última Cena de Leonardo Da Vinci, el Partenón de  Grecia, las  pirámides de Keops, la catedral de Nôtre Dame, los  caracoles, los girasoles, los panales de las abejas,  son ejemplos de lo que es la divina proporción.

Rubén Ordoñez Ortega, basado en el escrito La Proporción  Armónica en la Estatuaria de San Agustín, publicado en 1966 por Luis Ángel Renjifo,   entonces, profesor de Bellas Artes de la Universidad Nacional, demostró en su libro que las estatuas  esculpidas por los indígenas, tienen la Divina Proporción, pues  su conformación geométrica las dota  de belleza, armonía y estética  evidenciando  las  manos y mentes  creativas de quienes  las elaboraron. La Pregunta que surge para quienes nos  interesamos por  las milenarias  estatuas de la Cultura Agustiniana, es, ¿de  dónde provino esa capacidad para lograr  que sus obras en piedra tuvieran las cualidades de la Divina Proporción, al igual que las  obras  mundiales mencionadas? ¿De  dónde provino ese conocimiento de los escultores indígenas para que esa cualidad  artística,  alimentaran la  imaginación de los  visitantes a los parques donde actualmente ellas  se exhiben?

De cómo los escultores llegaron a dotar a las estatuas de la Divina Proporción,  es un enigma que contribuye a hacer  de ellas un gran atractivo para los  visitantes. Muchos de ellos   seguramente no alcanzan a percibir esta  cualidad, pero para otros será un orgullo saberlo reconocer y valorarlas como una obra que confirma las virtudes creativas  de nuestros  antepasados del sur del Huila. Gracias  Rubén Ordoñez por su gran aporte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba