EDITORIAL

¿Qué hacer?

¿Qué hacer?

Las noticias de obras inconclusas en el Huila, tristemente, no paran. Al ‘rosario’ de ‘elefantes blancos’ que durante los últimos dos años ha venido revelando en sus páginas LA NACIÓN, se acaba de sumar otro: la institución educativa El Juncal del municipio de Palermo.

El asunto es así de claro. Aunque las obras se cancelaron, no fueron terminadas en su totalidad y otras registran deficiencias constructivas. Y lo más grave: los contratistas no cumplieron cabalmente los requerimientos de sismo resistencia que comprometen la estabilidad de la cubierta.

Las irregularidades en la ejecución causaron un detrimento  patrimonial calculado inicialmente en más de $400 millones. Por tratarse de recursos de regalías petroleras, la Contraloría General de la República tramita actualmente un proceso de responsabilidad fiscal por esta cifra. El contrato fue adjudicado el 3 de noviembre de 2011 al consorcio Megaconstrucciones con un plazo de un año para su terminación (Resolución No. 110-50- 934). Sin embargo, como suele ocurrir, el contratista no cumplió.

La verdad es que ya nada debe sorprendernos. En el departamento del Huila hace rato hace carrera el hecho de que los contratistas hacen lo que quieren y quienes los contrataron, no les importa que dejen las obras a medias o inservibles.

Como si fuera poco, a este caso de la institución educativa El Juncal se suma una situación mucho más escandalosa. Se pensó en la infraestructura, pero no se tuvo en cuenta la dotación. La falta de mobiliario escolar, entre otros, ha originado múltiples protestas. La mayoría de los estudiantes carecen de pupitres y el piso se ha convertido en el sitio obligado para apoyar sus textos, como lo corroboró LA NACIÓN, en una inspección realizada a la institución.

Resulta imposible de creer que un contratista sea capaz de dejar una obra a medias. Sería importante que se creara una comisión interinstitucional entre la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía para que todos estos proyectos inconclusos fueran priorizados en sus investigaciones y que los responsables se convirtieran en “objetivos de alto valor”.

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba