EDITORIAL

El guarda corrupto

El guarda corrupto

Bajo prisión domiciliaria se encuentra el guarda de tránsito, Ricardo Puentes Polanía, adscrito a la secretaría de Movilidad de Neiva, luego que fuera sorprendido, nuevamente, exigiendo dinero a un conductor a cambio de no inmovilizarle su vehículo.

Según la denuncia de la víctima, su vehículo estaba presentando algunas fallas, por lo que tuvo que parquear en una zona aledaña al Terminal de Transportes de Neiva, hasta donde llegó el guarda y le realizó exigencias de tipo monetario a cambio de no ponerle un comparendo. El ciudadano se negó y de inmediato, informó a las autoridades.

El agente Puentes Polanía fue presentado ante un Juez por concusión. El togado, ante la reincidencia en el mismo delito, decretó la detención domiciliaria en contra del servidor público.

Hay que recordar que este guarda de tránsito ya había sido capturado en junio pasado, señalado de exigirle $50 mil a una mujer a cambio de no inmovilizarle su motocicleta. Quedó en libertad y por eso, se encontraba ejerciendo su trabajo.

Es, francamente, indignante que un servidor público se corrompa y utilice su cargo para lucrarse económicamente a punta de ‘coimas’ y ‘torcidos’. Según la misma Fiscalía, el guarda Puentes Polanía es conocido en el gremio de los conductores por pedir plata a cambio de omitir la realización de comparendos. De hecho, tiene dos procesos activos en la Fiscalía General de la Nación por el delito de concusión.

Llama la atención en este caso que disciplinariamente, la Alcaldía de Neiva no haya tomado medidas de manera oportuna. ¿Es posible que un guarda de tránsito con semejante acusación siguiera en las calles de la ciudad ejerciendo su labor? ¿Qué está haciendo la Secretaría de Movilidad de Neiva para investigar y castigar a los guardas de tránsito que se corrompan?

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba