INVESTIGACIÓN

Torrejano apareció en juicio fiscal en la Contraloría por robo en Baraya

El taimado ex secretario de Hacienda, John Edison Torrejano al fin puso la cara. Acompañado de su apoderado apareció en la Contraloría en la segunda audiencia del juicio fiscal que se le adelanta por la millonaria defraudación registrada en Baraya. 
1/3
Torrejano apareció en juicio fiscal en la Contraloría por robo en Baraya
John Edison Torreajo con su abogado de confianza Jorge Eliécer Acosta en la suspendida audiencia de descargos que presidió la directora de responsabilidad fiscal, Diana Carolina Fernández.

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

El astuto ex secretario de Hacienda John Edison Torrejano, el ‘cerebro’ de una sucesiva defraudación en el municipio de Baraya (Huila), al fin puso la cara.

Acompañado de su abogado de confianza, Jorge Eliécer Acosta, el ex funcionario compareció ayer ante la Contraloría Departamental en la fase inicial del proceso de responsabilidad fiscal que le abrió por el millonario fraude perpetrado entre 2017 y 2018.

El ex funcionario, utilizando las claves confidenciales y los dispositivos de seguridad suministrados por las entidades bancarias, se sustrajo habilidosamente, 749, 85 millones de pesos que terminaron en sus bolsillos o en las cuentas de sus amigos y parientes.

El robo de los dineros públicos quedó al descubierto cuando se cotejaron los movimientos bancarios con los comprobantes de egreso, las notas débito y los extractos bancarios.  La inexplicable reducción de la disponibilidad presupuestal fue la primera pista para descubrir el robo continuado.

Las transferencias bancarias fueron hechas a personas que para la fecha de estos movimientos, no tenían ninguna relación legal, contractual o de otra índole con la administración municipal.

“Los giros fueron realizados a nombre de contratistas reales, debidamente registrados, pero las transferencias bancarias de efectivo se realizaron a personas diferentes a las que aparecen en los comprobantes contables, es decir, que no tienen ningún vínculo contractual, laboral u otros con la administración municipal”, explicó la contralora Adriana Escobar, quien ordenó una exhaustiva auditoría.

En suspenso

“La audiencia de descargos prevista en el juicio de responsabilidad fiscal No. 018-2019 se instaló formalmente con la participación de los presuntos responsables, entre ellos John Edison Torrejano”, confirmó la jefe de la Oficina de Responsabilidad Fiscal,  Diana Carolina Fernández Ramírez.

“Torrejano, en principio, se abstuvo de rendir la versión libre y se reservó ese derecho que podrá ejercer en esta etapa procesal”, afirmó la funcionaria, encargada de adelantar esa diligencia.

“En razón a los argumentos esbozados por los abogados y en aras de garantizar el derecho a la defensa, la audiencia se suspendió para que los apoderados conozcan las imputaciones y puedan preparar la defensa técnica”, afirmó.

La funcionaria dispuso la entrega del material probatorio recaudado y las diligencias adelantadas hasta el momento. La audiencia de descargos fue reprogramada para octubre próximo.

Vinculados

Al proceso verbal fueron vinculados inicialmente el propio Torrejano como principal responsable fiscal y las compañías de seguros La Previsora y Solidaria, en calidad de terceros civilmente responsables.

Adicionalmente, fue citado el contador Felipe Charry Quintana, quien explicará todas las inconsistencias que encontró en las conciliaciones bancarias, así como los hechos irregulares que detectó con los giros a terceros,

De acuerdo con los resultados y las pruebas que se aporten en esta etapa procesal otras personas podrían ser vinculadas al proceso de responsabilidad.

Entre ellas, posiblemente, el alcalde Luis Enrique Cardozo, quién manejaba el segundo ‘token’ con sus códigos de seguridad. El funcionario, quien denunció los malos manejos, tendrá que rendir también su testimonio para esclarecer las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que se registró la sucesiva defraudación.

En la misma circunstancia estaría la ex secretaria de Hacienda Constanza Vanegas Pacheco quien puso al descubierto las anomalías durante el proceso de empalme.

La ex funcionaria sería llamada a rendir su testimonio sobre los hallazgos que encontró desde el primero de septiembre de 2018 cuando asumió el cargo. Además, para que explique las razones por las cuales Torrejano, ya por fuera del cargo, siguió realizando transacciones ilícitas utilizando el dispositivo electrónico que nunca  devolvió y que siguió utilizando con los mismos códigos de seguridad.

El juicio fiscal fue ordenado por la contralora departamental, Adriana Escobar, después de los resultados de una auditoría extraordinaria practicada en Baraya.

Daño patrimonial

Torrejano, quien se retiró del cargo en octubre de 2018, supuestamente para aspirar a la Alcaldía de Villavieja,  tendrá que responder en el juicio fiscal por el monto del dinero ilegalmente sustraído de las cuentas oficiales.

En principio, la Contraloría  configuró el  daño al patrimonio público en la suma de 749, 85 millones de pesos, que desvió hábilmente de las cuentas oficiales.

No obstante, la defraudación, se redujo a 654, 20 millones de pesos. Torrejano, presionado por el escándalo, devolvió 95,65 millones de pesos.

Los dineros fueron consignados en la cuenta oficial  No 650-01865-8 del BBVA a nombre de la Alcaldía de Baraya. Torrejano realizó cinco consignaciones, dos se hicieron el 14 de noviembre por 39,65 millones y tres más el 26 del mismo mes por 56 millones de pesos.

La defraudación se perpetró usando las claves confidenciales y los dispositivos electrónicos de seguridad (Token).

 Robo continuado

Durante los diez meses que estuvo ocupando el doble cargo de Tesorero y Secretario de Hacienda,  Torrejano realizó 41 transacciones fraudulentas. De estas, 22 beneficiaron a Luis Miguel Charry Forero, 16 a Jorge Edgardo Soache Perdomo y una a Edison Izquierdo y dos a John Edison Castro.

Al confrontar la documentación contable el equipo auditor descubrió otras 18 operaciones fraudulentas por 304,19 millones de pesos, realizadas por vía electrónica, entre el 11 de octubre de 2017 y el 10 agosto de 2018. Pero el descaro fue más allá.

Después de haber renunciado y haber hecho dejación del cargo, Torrejano continuó con las mismas maniobras. En otras operaciones ilícitas se sustrajo otros 19 millones de pesos.

Inexplicablemente el ex tesorero, seguía conservando las claves de seguridad y poseía uno de los dos dispositivos electrónicos (‘token’) entregado por los bancos para validar las operaciones financieras.

 Los beneficiarios

“Los giros fueron realizados a nombre de contratistas reales, debidamente registrados, pero las transferencias bancarias en efectivo se realizaron a personas diferentes a las que aparecen en los comprobantes contables, es decir, que no tienen ningún vínculo contractual, laboral u otros con la administración municipal”, explicó la contralora Adriana Escobar Gómez.

Entre los registros contables ficticios, usados para desviar los recursos públicos figuran supuestos giros a las  Empresas Públicas de Baraya, Electrohuila, CAM, Corporación Talento, Inderhuila, Fondo Mixto de Cultura y la Secretaría de Gobierno de Baraya, entre otros.

Según el contador, Torrejano nunca explicó ni soportó las diferencias halladas en cada una de las conciliaciones bancarias. En estas condiciones contabilizó esos valores como cuenta por cobrar.

Torrejano, quien no había dado la cara, apareció por primera vez en la Contraloría para afrontar el proceso fiscal.

Inexplicablemente, después de un año, la Fiscalía, sigue indiferente a pesar de todos los soportes aportados por las instituciones financieras, con la denuncia del propio alcalde, los informes del contador y el material probatorio recaudado por la Contraloría.

Los verdaderos beneficiarios

Los grandes beneficiarios de estas operaciones irregulares fueron amigos cercanos y parientes, quienes aparecían con nombres y documentos en los registros contables, pero además, quienes cobraron o retiraron los dineros, ilegalmente transferidos.

Según las entidades financieras, todos los cobros se hicieron efectivos por personas distintas a las que aparecían en los registros contables.

-A Luis Migue, Charry Forero le giró la suma de 169,9 millones de pesos.

-A Jorge Edgardo Soache Perdomo le transfirió irregularmente otros 114,2 millones en siete transacciones electrónicas. Otras dos a John Edison Castro Sandoval por 19,89 millones de pesos.

El contador Felipe Charry reveló las inconsistencias entre contabilidad y extractos bancarios, producto las conciliaciones realizadas periódicamente.

Estos valores fueron causados en la cuenta contable 14709001– Otras Cuentas por Cobrar – Tercero John Edison Torrejano Sandoval – NIT.4945296 (Secretario de Hacienda).

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba