JUDICIAL

Acusado de asesinato de ganadero en Campoalegre

La Fiscalía llamó a juicio al joven Jefferson Bonilla Liscano por su presunta responsabilidad en el asesinato del ganadero José Nairo Amézquita Benavides. El procesado fue delatado por su cómplice en los hechos.
1/1
Acusado de asesinato de ganadero en Campoalegre
Jefferson Bonilla Liscano, fue acusado del asesinato del ganadero José Nairo Amézquita Benavides.

Rafael Rodríguez C.

rafael@lanacion.com.co

“Yo solo venía a ver a mi prima”, fueron las palabras que uno de los jóvenes le dijo al ganadero José Nairo Amézquita Benavides, segundos antes de asesinarlo a bala en su finca en zona rural del municipio de Campoalegre.

Así lo dio a conocer ayer la Fiscalía de la Unidad de Vida en la acusación a Jefferson Bonilla Liscano, investigado por su presunta responsabilidad en el crimen del ganadero, perpetrado en su finca Las Brisas en la vereda Piravante en la Capital Arrocera del Huila, el 3 de septiembre de 2017.

El joven fue acusado de los delitos de homicidio agravado y hurto calificado y agravado, ante el Juez Segundo Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento. “Todos los elementos probatorios sumados al reconocimiento fotográfico, corroboran su participación en el homicidio…”, dijo el fiscal.

El crimen

El asesinato de Amézquita Benavides, apodado ‘Nanito’, ocurrió hacia las 7:20 de la noche del sábado 3 de septiembre, cuando se encontraba en el comedor de su casa, en compañía de su esposa y su suegra.

El hombre fue sorprendido por Bonilla Liscano y su compañero de andanzas Juan Carlos Charry Fernández, quienes llegaron a la finca a bordo de una motocicleta.

Los dos jóvenes ante el reclamó del ganadero de porque habían ingresado a la casa, uno de ellos le propinó un disparo en la región mamaria izquierda causándole una herida de gravedad. “Tras dispararle uno de ellos le dijo Yo solo venía a ver a mi prima”, indicó el fiscal del caso en la acusación.

Agregó que Amézquita Benavides malherido, logró reacción con su revólver y le propinó un disparo a Charry Fernández, causándole una herida en el pie izquierdo.

Los dos jóvenes delincuentes huyeron de la vivienda a bordo de la motocicleta no sin antes hurtarle el revólver al ganadero.

Minutos antes del ataque, la víctima, su esposa y la suegra, observaron en inmediaciones de la finca a una mujer, quien después fue abordada por dos hombres a bordo de una motocicleta. “Más tarde Jairo Nairo inquirió con el revólver en la mano a los sujetos que a bordo de una moto pretendieron ingresar a la finca”, manifestó el delegado del ente acusador.

Delatado

Los investigadores de la Sijin de la Policía que llegaron a la vivienda tras la información recibida, encontraron en la casa un rastro de sangre al lado de un buzo y una gorra, que les permitió establecer que uno de los homicidas se encontraba herido.  “Las testigos escucharon cuando uno de los sujetos pedía  auxilio llamando a Clarita”, relató el fiscal.

Con las pruebas recolectadas y una llamada telefónica a la estación policial informando del ingreso  al Hospital El Rosario de Campoalegre de una persona con herida de arma de fuego, identificada como Juan Carlos Charry Fernández, los investigadores acudieron al centro asistencial y en entrevista manifestó que las heridas habían sido ocasionadas en un intercambio de disparos en una finca en la vereda Piravante.

Charry Fernández manifestó que fueron al predio a “entregar o pagar diez mil pesos a su prima Clara, mientras su compañera sentimental lo esperaba en una motocicleta por la vía principal”.

El joven, tras ser judicializado, aceptó los cargos imputados por la Fiscalía y narró que el propósito de ellos ir a la finca “no solo era segar la vida de José Nairo, sino además hurtarle el revólver que tenía”, manifestó el fiscal al referirse a la declaración de Charry.

Agregó que el joven señaló la participación “activa” de Bonilla Liscano, alias ‘Muelas’ “fue el encargado de conducir la motocicleta en la que arribaron a la finca de la víctima”,

Sostuvo el fiscal que el joven además que su primo de 17 años de edad al parecer fue la persona que le disparó a Amézquita Benavides. “La motivación que tuvieron para segarle la vida a José Nairo, fue  en el momento que él los increpó, para que no ingresaran a su propiedad con el arma de fuego que portaba”.

Juan Carlos Charry fue condenado a una pena de 10 años y 5 meses, por los delitos de homicidio y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego accesorios, partes o municiones, tras allanarse a los cargos imputados por la Fiscal Novena Seccional.

Fotos: Archivo

 

 

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba