COLUMNISTAS

De intereses y necesidades

De intereses y necesidades
1/1
De intereses y necesidades

Francisco José García Lara

La semana pasada asistí a una audiencia convocada por una entidad pública para socializar un proyecto que impactará de manera sustancial el manejo de los medicamentos en los hospitales.

Contrario a lo esperado, las inquietudes de los participantes no fueron sobre el beneficio del proyecto para los afiliados al sistema de salud, ni siquiera preguntaron cuanto costaba, los cuestionamientos se enfocaron en defender intereses personales como por ejemplo garantizar que los dejaran como proveedores, la posible afectación del empleo de quienes manejan los medicamentos en hospitales públicos o para manifestar que tenían a disposición algún producto que por ley requería el proyecto.

Recordé que hace muchos años en el barrio Las Palmas de Neiva, en plena entrega de carnés del régimen subsidiado de salud, una señora de avanzada edad se negó a recibirlo argumentando que se sentía sana y que se lo cambiáramos por un subsidio de vivienda que era lo que necesitaba.

En esa ocasión, el alcalde de la ciudad expresó: “la ideología de la gente es su necesidad”, ahora le sumaría que, además de la necesidad, la ideología está dominada por los intereses, por eso en la audiencia antes mencionada nadie preguntó por el valor que les aportaba el proyecto a los ciudadanos, simplemente estaban preocupados por la manera en que podría afectar su bolsillo, su empleo o como podrían beneficiarse individualmente de este.

Esas dos inclinaciones ideológicas marcan la presente campaña electoral y eso lo conocen muy bien los politiqueros que aspiran a ocupar los cargos de elección popular, razón por la cual antes que propuestas para resolver los verdaderos problemas se enfocan en cuidarle los intereses a quienes viven del estado.

Es soñar despierto creer que los candidatos se enfocarán en propuestas generales que permitan mejorar el nivel de vida de los habitantes de Neiva y el Huila, ya que  seguramente esas ideas que impacten a la comunidad no serán atractivas para los electores, finalmente votar se convirtió en un acto transaccional para elegir a alguien que preserve intereses o palee las necesidades de un grupo que garantice la elección, haciendo que la política no sea el ejercicio intelectual que debería ser.

Lo obligatorio entonces no es cambiar a esos personajes intrascendentes que llevan años ocupando cargos de elección popular, ni mucho menos evitar que aspiren quienes han sido acusados de corrupción, lo verdaderamente necesario es que lo votantes antepongan el beneficio común al individual, dejando de lado sus necesidades e intereses, revisando las propuestas de los candidatos y votando a conciencia.

garcia.francisco@javeriana.edu.co

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba