COLUMNISTAS

Ecuador resiste y avanza

Ecuador resiste y avanza
1/1
Ecuador resiste y avanza
Piero Emmanuel Silva Arce

Piero Emmanuel Silva Arce

Por estos días miles de ecuatorianos protestan de manera decidida en contra de las medidas tomadas por el Gobierno en cabeza de Lenin Moreno. Un pueblo que se había acostumbrado a ir por una senda de la mejoría social y de la igualdad, se resiste ante la arremetida de las medidas neoliberales del Fondo Monetario Internacional (FMI) con la venia del actual presidente. Un pueblo que tiene un coeficiente GINI (medida para saber el nivel de desigualdad de un país) de 45,0, es decir, ocupa el puesto once a nivel de América Latina, no quiere retroceder y por eso los sectores trabajadores van rumbo a Quito a exigir sus derechos a pesar de medidas extremas como el Estado de Excepción. En el índice de desigualdad, Colombia ocupa el vergonzoso segundo puesto después de Brasil, su medida es de 50,0. En términos de acceso a fuentes de agua mejoradas y saneamiento, Colombia está entre los peores mientras que Chile, México y Ecuador muestran grandes adelantos en este sentido.

A pesar de los avances en Ecuador, generados por el gobierno anterior, actualmente ya comienzan a pesar unas reformas que obedecen más al beneficio de los grandes capitales que a la promoción del bienestar social. Las reformas propuestas en Ecuador buscan bajar los salarios hasta un 20% en contratos temporales del sector público, se quieren reducir las vacaciones de 30 a 15 días para empleados públicos y un aporte de un día de salario mensual; además de esto, la medida que ha causado más revuelo es la eliminación de los subsidios a los combustibles. De acuerdo con el ministro de economía y finanzas, este cambio está dado por el acuerdo del Gobierno actual con el FMI, medida que busca generar acceso a créditos con esta entidad internacional y hacer sostenible la economía ecuatoriana. Sobre la lógica de este tipo de negociaciones importa más estar bien ante los organismos financieros internacionales que generarles bienestar a los ciudadanos de un determinado país. Los que se dirigen a Quito a ejercer el derecho a la protesta saben muy bien que los precios de los alimentos se irán al alza, al mismo tiempo que las condiciones salariales desmejoran; ellos saben que las exigencias deben ser radicales porque de lo contrario los beneficiados por esta serie de medidas, que se ajustan a las recetas neoliberales tradicionales, son las élites económicas nacionales e internacionales, a costa del bienestar general. Mientras tanto, en Colombia la noticia es que se marcha a favor de un pobre figurín de la política que está a punto de ser encarcelado. Diferencias para analizar.

Investigador del grupo Estudios Políticos

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba