COLUMNISTAS

Pitalito cuna de la chalanería huilense

Pitalito cuna de la chalanería huilense
1/1
Pitalito cuna de la chalanería huilense

Albeiro Castro Yépez

Como un legado de la hacienda ganadera a los huilenses les quedó el gusto por la chalanería, esto es, que al huilense además del placer de montar y lucir un buen ejemplar equino, le gusta, criarlo, cuidarlo y por supuesto, practicar el ejercicio de compra y venta de sus afamados equinos en el amplio ámbito nacional. Sin lugar a dudas, Pitalito es el escenario ideal para estructurar en torno a la chalanería un producto turístico competitivo y sostenible, pues, a través de su historia ha logrado crear el acervo de conocimiento necesario para convertirlo en un patrimonio cultural, patrimonio que con gran gala se presenta en el marco de la Feria Nacional Artesanal y Equina que realiza durante las calendas de noviembre, feria que conjuntamente con el Festival Folclórico y Reinado Nacional del Bambuco se han ganado un espacio como los eventos institucionales con los que, el departamento del Huila convoca a los colombianos a visitarlo en los meses de junio y noviembre de cada año.

En este sentido, se debe decir, que otros municipios huilenses en el marco de su feria ganadera, equina o comercial también presentan espectáculos de pasarela equina, pero sin ligar a dudas, Pitalito se luce y ha demostrado estar listo para hacer del evento ferial un atractivo turístico para el mercado nacional y con asomos al mercado internacional. Tradicionalmente este espectáculo se complementa con las tradicionales y polémicas cabalgatas, una actividad en la que jinetes y amazonas disfrutan a su manera en un ambiente festivo, de tal suerte que, el arte se marchita dando paso a la euforia que produce el exceso del consumo etílico, y con ello, el maltrato al animal y los accidentes, situación que las hace odiosas, poco deseadas y lamentablemente los gobiernos municipales han tomado el camino más fácil, prohibir la realización de cabalgatas y muy pocas municipalidades han adoptado el camino de la formación de la cultura equina como un componente de recreación popular para la población nativa y como un atractivo turístico para el visitante. En esto de las cabalgatas llega a la memoria el caso de Neiva, pues, desde 1992 se ha aplicado en su organización como un componente de los desfiles folclóricos como un recuerdo de las famosas y reconocidas Fiestas Reales, inicialmente se trabajó en el concepto incorporar un módulo especial para los equinos de exposición y clase, tema para el cual se contó con el apoyo de los Carabineros de la Policía Nacional y cerrando el desfile, la cabalgata popular; hoy se ha avanzado de manera acertada en la organización de los participantes, especialmente con la distinción del brazalete, las pruebas de alcoholemia y la permanente asistencia del médico veterinario para atender las contingencias que se presenten.

 

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba