COLUMNISTAS

Una mirada hacia la familia Proyecto afectivo en crisis

Una mirada hacia la familia Proyecto afectivo en crisis
1/1
Una mirada hacia la familia Proyecto afectivo en crisis

Consuelo Serrato de Plazas

¿Alguna vez se te ha ocurrido preguntarle a tu pareja si es feliz contigo?

Hay un momento de la vida en que la mayoría de las personas creen haber encontrado su media naranja. No obstante, cada pareja es un universo con sus propias particularidades y en el devenir de la relación surgen altibajos que de no gestionarse con inteligencia y sensatez podrían conducir a ponerle fin a un proyecto afectivo de tantos años ya que en ocasiones «el amor no es suficiente para asegurar el bienestar: hace falta el buen amor» tal y como lo expresa Joan Garriga, experto en terapia familiar.

Es bien sabido que a lo largo de su ciclo vital las relaciones experimentan cambios que modifican sustancialmente la dinámica de pareja. De hecho al comienzo todos nuestros empeños van dirigidos a hacer feliz al ser amado, sin embargo con el correr de los años es común que pasemos por alto pequeños gestos que a primera vista parecieran intrascendentes pero que sin lugar a dudas contribuyen a consolidar el vínculo afectivo y  de paso favorecen el crecimiento de la pareja, pues como alguien lo expresara: «A veces un simple «te extraño» lo cambia todo».

Claro es que si nos dejamos ganar por la rutina, el desinterés y la monotonía, corremos el riesgo que la magia del amor se extinga y conduzca eventualmente a una crisis existencial, oportunidad propicia para cuestionarse acerca de si la opción de vida elegida es la apropiada o si por el contrario es hora de dar un paso al costado y decir adiós a la relación. Recordemos que como apropiadamente lo expresara Danns Vega: «La monotonía hace mal trío en el amor». Lo cierto es que si queremos conservar una relación saludable resulta imperativo no solo cuidarla sino nutrirla cotidianamente con gestos de cariño y de ser necesario conciliar las diferencias.

Desde esa línea de reflexión cobra valor el desarrollo de habilidades de convivencia y precisamente una de las más relevantes es la comunicación,  en particular cuando se presenta en situaciones de crisis, ingrediente esencial  para que el amor permanezca en el tiempo. Recordemos que «el primer deber del amor es saber escuchar» tal y como lo señalara Paul Tillich uno de los filósofos más prestantes del siglo XX.

Para concluir los dejo entonces con la siguiente reflexión: Has llegado a pensar ¿cómo reaccionarías si un día cualquiera tu pareja te notifica que no desea vivir más contigo? ¡Así de simple…! Para evitar que esto suceda te invito a que replantees detenidamente tu relación y tomes oportunamente los correctivos necesarios.

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba