COLUMNISTAS

El paro y las protestas ¿Renació la conciencia social?

El paro y las protestas ¿Renació la conciencia social?
1/1
El paro y las protestas ¿Renació la conciencia social?
Jose Joaquin Cuervo Polanía

En el siglo XX colombiano,  hubo paros, protestas y debates  que produjeron la  caída de presidentes y hasta el cese de hegemonías conservadoras  y liberales.  Desafortunadamente El paro y las marchas 2019 no lograron  encausar  con claridad  los propósitos de expresión de un inconformismo social.  Sin embargo quedará para la historia que se ha tratado de la manifestación de una nueva conciencia política, con nuevo ardor y con nuevos métodos. Las marchas y las protestas no  tuvieron un dueño en especial;  no fueron patrimonio ni de Petro, ni de los sindicatos, no la encabezaron los venezolanos ni fuerzas oscuras  Castro Chavistas.

Los colombianos  van despertando del marasmo  que ha producido la propaganda gubernamental, la manipulación mediática de los medios y de los grupos económicos y de poder. Eso sí, las marchas y el paro no siempre se encausaron con el deseo de expresión  de dichas inconformidades, ha faltado una estrategia adecuada  para conseguir cierta estabilidad y coherencia en las demandas.  El paro estuvo lejos de constituirse en una verdadera parálisis, como aquel día de 1977 en el que al país lo lograron colapsar:  a pesar de ser un paro que no pudo tumbar el mandato “Caro” que se había convertido en un fiasco de gobierno. Ayer como hoy, “El establecimiento asumió que había sido un ensayo general de derribamiento del Sistema”.

Es decir: el Gobierno interpretó lo que había pasado como la posibilidad de una revolución. Entonces dedujo que había que adoptar una política represiva. En septiembre de 1977, y para evitar ir al paro, las Centrales obreras plantearon un pliego de exigencias,  advirtiendo las consecuencias del paro, sin embargo, las medidas no se tomaron. Fue la última vez que  un  gobierno escuchó a la ciudadanía espontánea. A diferencia  de López Michelsen, Duque Márquez no ha atendido realmente a ninguna solicitud.  En los dos paros ha habido propaganda negra,  los paros, el de ayer y el de hoy,  han sido tachados de subversivos  y terroristas.

El paro de 1977 fue promovido especialmente por jóvenes  que habían protestado en tiempos del frente nacional, con ideas libertarias y en contra de volver a regímenes impositivos. A diferencia de ayer a los muchachos de hoy les pesa la influencia  del mercado y el consumo, no siempre se deciden a presentar reclamos coherentes y partiendo de un conocimiento profundo de las estrategias neoliberales y macroeconómicas  de un gobierno con propuestas propias de la cuarta revolución industrial y de economía Naranja.  Menciono sólo el último paro que logró tener algún impacto, antes que el  neo- colonialismo, antes que la descentralización se constituyera en un medio prostituido con el propósito que nunca más nos volviéramos a sentir como una sola Nación. La protesta social espontanea  seguirá siendo  la última esperanza, ojalá  no hayamos dejado pasar  unos momentos  de efervescencia y calor porque sería el retorno del dominio renovado de los grillos y cadenas.

Comentarios

Comenta con tú facebook


Powered by
Arriba